A lo largo del último siglo, las marcas de vaqueros han salido como setas.

La competencia se ha vuelto feroz, y las marcas han tenido que imponerse con sus propias características distintivas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

Volver arriba